Información 963 742 920 | info@fundacionmontanes.org
Nuestra Escuela Infantil

Nuestra Historia


Un año antes de su muerte, D. Juan de Dios Montañés establece en su testamento que a su muerte los tres Albaceas nombrados en el mismo constituyan una Administración, bajo su mismo nombre, "por tiempo de 99 años o por el plazo que las leyes a la sazón vigentes consientan, prorrogándose indefinidamente si aquellas lo consienten", encargando a los Albaceas que se hagan cargo de dicha Administración, estableciendo que a la muerte de uno de ellos, los otros dos elijan un sustituto, y prohibiendo que "por ninguna Autoridad civil ni eclesiástica se pidan cuentas de ninguna clase ni en ningún tiempo a los Administradores".


Los fines principales a los que deben dedicarse las rentas que produzcan los bienes de dicha Administración son continuar las dos grandes realizaciones que había hecho en vida el Fundador: la Casa-Colegio de Godella, como la llama en su testamento, poniendo el acento en su carácter educativo, y las escuelas de párvulos y adultas de Ruzafa.


Más de 100 años de historia de la Fundación


Desde la creación de la Administración, en 1890, que pasó a titularse como Fundación en los años 40, hasta el momento presente, han sido muchas las personas, unas cuyos nombres aparecen en los archivos y otras anónimas, todas ellas importantes, que han estado trabajando para que la Fundación pudiera cumplir los fines para los que había sido creada.


En la Casa-Colegio de Godella, estuvieron primero las Oblatas, después la Institución Villa Teresita. Actualmente, cuando la realidad y el progreso social y el cambio en las mentalidades han eliminado el sentido que tenía una institución de este tipo, la Fundación ha querido mantener el espíritu de este fin fundacional colaborando materialmente con la Institución Villa Teresita que realiza una labor de integración entre personas marginadas relacionadas con la prostitución. La antigua Casa-Colegio, todavía conocida en el pueblo de Godella como Villa Teresita, fue adquirida por el Ayuntamiento para formar parte del equipamiento social y cultural de la población.


En la Escuela de Ruzafa, primero estuvieron trabajando las Hijas de la Caridad de S. Vicente de Paul, después, ya recientemente, el Instituto Secular de las Obreras de la Cruz. En los años 30, después de la construcción del nuevo edificio, llegaron a asistir a las escuelas unos 600 alumnos y alumnas.


Por la Administración han pasado personas que han tenido una gran proyección pública en Valencia y que, todos ellos, han dedicado desinteresadamente sus esfuerzos al progreso de la obra fundacional:


  • D. Vicente Mira Vilaplana.
  • D. Antonio Brugada Ros.
  • D. Francisco García López.
  • D. Enrique Juliá Abad.
  • D. Timoteo Guillén del Soto.
  • D. Antonio Guillén Rodríguez de Cepeda.
  • D. Rafael Rodríguez de Cepeda Marqués.
  • D. Juan Martí Llopis
  • D. Pablo Meléndez Gonzalo.
  • D. Antonio Amorós Manglano.
  • D. Manuel Sanz de Bremond y Rodríguez de Cepeda.
  • D. Pablo Meléndez Boscá.
  • D. Luis Amorós Guillén.
  • D. Antonio Boluda Guillén.
  • D. Antonio Guillén Martí.
  • D. Ignacion Guillén Paredes

Entre los hechos más importantes de la historia de la Fundación destacan la construcción en el año 1935 del edificio nuevo de las Escuelas Montañés de Ruzafa y su completa remodelación y rehabilitación en los años 1996-97.


La Fundación hoy: sus fines


En estos últimos años, la Fundación se plantea una readecuación y ampliación de sus fines, iniciando una serie de proyectos, de los que forma parte la rehabilitación del edificio de Ruzafa, que deben permitir una actuación m&oaacutes eficaz y adaptada a las necesidades que plantea la realidad social actual.


Estos fines, debido a lo que ha sido la historia de la Fundación y a las posibilidades que ofrece disponer de un importante equipamiento educativo, están centrados principalmente en la educación.


En esta línea, la Fundación se plantea realizar, como centro educativo, una oferta educativa de calidad, con unos objetivos de desarrollo individual y también de promoción e integración social, con un carácter compensatorio de las desigualdades iniciales, dirigida especialmente a niños y niñas y jóvenes de sectores desfavorecidos o en situación de riesgo de marginación o exclusión social.


Igualmente, la Fundación se plantea promover o apoyar programas de intervención de carácter más general en el ámbito de la Comunidad Valenciana con estos mismos objetivos: programas de menores, de educación y cooperación al desarrollo, etc.


Otro de los objetivos prioritarios que la Fundación se plantea es potenciar la formación técnica y profesional dirigida a la integración laboral, especialmente entre sectores con dificultades especiales para poder conseguir esa integración: mujeres, personas con discapacidades, grupos con riesgo de marginación, etc, considerando que la formación es un instrumento esencial para posibilitar el acceso a un puesto de trabajo y que este acceso es fundamental para una real inserción social.


Por último, en la medida de sus posibilidades, la Fundación se propone trabajar en una línea de apoyo a ONGs, de promoción cultural, de desarrollo de investigaciones sociológicas, centradas principalmente en la problemática que anteriormente se ha señalado, de investigación educativa, centrada en la mejora de la formación profesional, especialmente la dirigida a los sectores mencionados, y en general, de actividades que puedan promover un mayor bienestar y desarrollo social.