Información 963 742 920 | info@fundacionmontanes.org
Nuestra Escuela Infantil

El Fundador

D. Juan de Dios Montañes y Álvarez

Nacido en Cádiz, en una familia de comerciantes, se traslada a Alcoi, donde su familia había iniciado importantes negocios, y después a Valencia, ciudad en la que vive la mayor parte de su vida y donde muere el 10 de julio de 1890 a la edad de 82 años.


Propietario de un importante patrimonio, por los negocios que su familia poseía, es ordenado Sacerdote y dedica gran parte de su vida y sus bienes a la realización de obras de carácter religioso y social, siendo catalogado como un gran "campeón" de la beneficencia valenciana de la segunda mitad del siglo XIX.


Fue Director de la Casa de Beneficencia largos años, desde 1873 a 1881, época en la que se hace, con una importante aportación económica de su patrimonio personal, una gran ampliación y reconstrucción del viejo edificio de la calle Guillén de Castro, dando lugar, salvo la Iglesia, que se construye algunos años después, al gran edificio que actualmente existe. Durante estos años también gestiona y propicia la incorporación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul a esta obra social.


Anteriormente, desde el año 1856, en que se incorpora a su órgano de gobierno, había colaborado con la Gran Asociación de Nuestra Señora de los Desamparados, fundada en 1853, gestionando la entrada de las Terciarias Franciscanas y ayudando en el traslado al nuevo edificio de la calle Padre de Huérfanos en la década siguiente.


Mantuvo una estrecha colaboración con la Madre Sacramento, fundadora del Instituto de las Adoratrices, construyendo a sus expensas el nuevo Convento de San Gregorio, que estaba donde actualmente está el Instituto de las Adoratrices.


Después de haber sostenido, también con las Adoratrices, durante muchos años esa misma obra en el Convento de San Gregorio de la calle de Gracia, que era propiedad del Ayuntamiento de Valencia y les fue cedido en el año 1858 en usufructo, en el cual costeó obras de reforma y ampliación y al que añadió una Escuela de Párvulos gratuita, también crea un Asilo-Escuela en la población de Godella para recoger a madres solteras o a jóvenes que querían abandonar la prostitución, creando también en la misma casa una Escuela de Párvulos para dar una enseñanza gratuita a los hijos de las internas y a los niños de la zona. Esta casa, llamada después de "Villa Teresita", ha permanecido en Godella hasta hace pocos años.


También creo, en 1877, el "Asilo" de Párvulos en lo que entonces era el pueblo y ahora es el barrio de Ruzafa. Escuelas gratuitas para los niños y niñas en la que, en palabras del Fundador, se debía inculcar "los sanos principios de la Moral y Religión y las primeras bases de la instrucción que tanto contribuyen a la mejora de los pueblos y salvación eterna de las almas". Estas escuelas, que después fueron de párvulos y adultas, han formado parte de la historia de Ruzafa y de Valencia en sus más de 120 años de existencia. Por ella han pasado muchas personas que, cuando eran muy pocos los que tenían la oportunidad de asistir a un centro educativo, pudieron recibir sus primeras enseñanzas y que han contribuido después con su trabajo al progreso de la sociedad valenciana.